Los creadores detrás del éxito de OLGA

Son hijos de Luis Cella, el histórico productor de Susana Giménez. Cómo lograron convencer a Miguel Granados y posicionar el canal de YouTube que rompe todas las métricas.

EMMANUEL FERNÁNDEZ
Hermanos. El proyecto nació en 2023.

En el caos, cuando hay orden, la magia ocurre. En ese sentido, OLGA no es sólo un canal de streaming de Youtube: es una filosofía, un estilo que representa a toda una generación, una manera moderna de comunicar y la continuación de un legado humorístico que viene instalando Migue Granados desde hace varios años y que hoy alegra y emociona a miles de fanáticos que disfrutan de este estilo de entretenimiento, ya sea en vivo, on demand o en recortes de videos que se viralizan, cada vez más, en las pantallas de los celulares.

Detrás de ese éxito, que nació a comienzos de 2023, y que hoy ya es un gigante del streaming, están sus dos creadores, Bernarda (26) y Luis Cella (29), hijos del histórico productor de Susana Giménez, Luis Cella (1949-2013), quien acompañó a la diva durante 12 años en la pantalla de Telefe. El año pasado, OLGA se instaló en el lenguaje colectivo a raíz de esfuerzo, mucho trabajo y contenidos de calidad que fueron desafiando las métricas.

De hecho, los números los avalan: es el canal que más suscriptores acumuló en sus primeros nueve meses. En ese período superó los 635.000 suscriptores en su canal de YouTube.

Lo cierto es que para el 2024 las aspiraciones internas crecieron y, a menos de dos meses de su relanzamiento, OLGA no para de crecer y se convirtió en un éxito rotundo de la industria del streaming.

Tranquilamente Bernarda y Luis, dos jóvenes talentos de los medios, podrían haber ido a lo seguro y quedarse con lo ganado, pero es parte de su búsqueda ir por más. Y son consecuentes con lo que quieren demostrar: el año pasado lograron varios highlights como la exclusiva entrevista con Lionel Messi en Miami, y las dos presentaciones en vivo en el Movistar Arena a estadio repleto.

Esta nueva temporada OLGA duplicó la grilla de programación y el canal pasó de tener dos programas (Soñé que volaba y Sería Increíble) y cubrir 5 horas diarias para pasar a tener siete programas y ocupar 10 horas al aire.

Los hermanos, que tienen a su cargo el área de comercial, digital, de producción, artística y técnica, recibieron a Clarín en sus oficinas de OLGA y son ellos mismos quiénes abren la puerta y se muestran serviciales desde un principio, demostrando la humildad y la simpleza con la que se mueven los grandes. “Vivimos acá, todo el día en la oficina”, cuenta Luis (29), siempre con teléfono en mano y orgulloso de su trabajo.

-¿Cómo vivieron el relanzamiento del canal tras el suceso que se generó el año pasado?

-Luis: Un poco es nuestra filosofía la de intentar todo hasta el final e ir por todo. Con un poco de inconsciencia siento, porque la necesitas para mandarte a hacer este tipo de desafíos. En febrero de este año éramos 35 personas trabajando cuando tomamos la decisión de hacer el relanzamiento. Cuando hicimos los números, valía todo el doble y lo que éramos ahora iba a ser todo por dos. Por eso ahora hay más de 77 empleados. Y donde antes habían 4 conductores, ahora hay 16 y en vez de dos productores ahora son ocho.

-¿Es estresante producir un éxito como OLGA?

-Bernarda: En febrero debo reconocer que fue muy estresante porque fue a último momento que finalmente tomamos la decisión de sumar cinco programas nuevos a la programación de este año. El último mes fue una locura, formar los equipos, las fotos, los videos... Aunque esa parte es la que me encanta y es de mis preferidas, hay que manejar mucha gente, mucho movimiento.

-Tremendos equipos pudieron armar para este año y con una programación soñada...

-L: 100%. La programación de este año es soñada. No podemos creer que ciertos artistas nos hayan dicho que sí. Es todo una cadena de cosas. La bajada a todos los equipos es que el plan A por el que vayamos a buscar para contratar sea imposible. Si viene, increíble. Fue así que para la columna de psicología la trajimos a Vero Lozano. Fue difícil convencerla porque es una figura, una estrella que está mega ocupada, lidera la tarde de la tele y no es Vero Lozano de casualidad, es una distinta.

B: Vero es la estrella del canal más importante del país hace 10 años, así que pensábamos 'obvio que nos va a decir que no'. Y luego viene con nosotros. Es increíble. Pero la verdad es que se están haciendo muy fuertes todos los programas. Toda la programación. Desde Fer Dente, que es un súper profesional y viene todos los días con buena onda y armó un equipo bárbaro; Nati Jota que es un fenómeno del streaming con Sería increíble.

L: Ponele, lo de la Negra Vernaci fue gestión de Migue. La idea, la negociación. Bueno, de hecho el trato con Migue fue que “nadie va a estar adelante de cámara en OLGA sin que él de el Ok”.

-Pero ustedes le proponen o sugieren figuras o artistas para sumarse al canal...

-L: Sí. Nosotros vamos con una lista de famosos o ideas y él nos dice “esto es OLGA, esta persona no es OLGA”. Y así armamos los equipos. Pero él tiene la palabra final. Nos hemos peleado por gente. Yo quería a alguien y le insistía 10 veces y él se iba del grupo de WhatsApp. Nos ha dicho “si me lo/la nombrás una vez más, no salgo más al aire a partir de tal día”. Pasa que nosotros somos muy perseverantes también y cuando tenemos algo en la cabeza lo vendemos a morir. Y hay momentos que él se harta y nos dice “no me lo vuelvas a nombrar”.

-¿Le insistieron mucho a Migue para convencerlo?

-L: No nos daba la chance de ser insistidores porque nos ghosteaba. No nos respondía el teléfono. B: Nunca tuvimos un plan B. Durante seis meses fue un ghosteo permanente de parte de él. Y en ese tiempo teníamos que pensar en otra persona. No teníamos un plan B. No se nos ocurrió otra persona. Era él o él. Por eso insistimos tanto y terminó pasando. En una comida nos terminó diciendo que sí y no lo podíamos creer.

-¿Qué los movilizó para irse de la tele y apostar por el streaming?

-L: Uno produce por necesidad. Y esta idea que se nos ocurrió, nació de la premisa y la necesidad de decir '¿qué hacemos para diferenciarnos?'. Pensemos para no ver la misma película que estaban viendo todos y que afirmaban que lo único que funcionaba era ese modelo. Justo se dio la casualidad que iba muy de la mano con lo que a nosotros nos gusta. Somos un poco tele nosotros. Eso es un elogio, porque la tele es bárbara. B: Trabajábamos en Telefe antes de tomar esta decisión. Teníamos ideas, sí. Sabíamos que queríamos hacer otra cosa y algo de streaming y hasta ahí. Y la verdad que la decisión de renunciar a nuestros trabajos fue difícil. Yo un día lo llamé a mi hermano y le dije 'no me animo' . Y él ya había renunciado. Fue ahí que me dio la fuerza para que lo haga. A veces necesitás a otros para dar el siguiente paso y nos la jugamos...

-¿Qué incorporaron de la tele al stream?

L: Que se vea lo más prolijo posible. Estéticamente cuidado. Migue también es súper cuidadoso con la imagen. Esto que hablamos del streaming, la gran diferencia es la manera en que los conductores se comunican.

B: Sí, tal cual. La estética, las cámaras, las luces y la prolijidad. Hay algo de eso. Es cierto que la tele tiene estructuras más grandes. Nosotros acá, en comparación, somos menos gente, menos estructura.

-¿Y qué es más rentable hoy en día? ¿La tele o el streaming?

L: Yo creo que hoy es más rentable y no significa que gane más, un programa de streaming que te va bien. Igual, yéndonos bien y todo, no es que OLGA esté sobrado. Ni muchísimo menos. Reinvertimos todo lo que ganamos el año pasado y no tenemos mucho margen de errar cambios. Si a nosotros nos iba mal con esta apuesta de duplicar programas y todo el equipo, OLGA tenía que cerrar.

B: Son cosas muy distintas. Podés empezar con una estructura muy chiquita, en tu casa, con dos cámaras y un micrófono. Eso en tele nunca lo vas a poder lograr. Entonces de por sí, ya es mas alcanzable iniciarte en el streaming. Partís desde otra base, otros costos y otra estructura. Empezar de menos e ir creciendo si tenés más marcas, mas views. Nosotros nos lanzamos con otra vara, confiando en que nos iba a ir bien.

-¿Cuáles son los números en los que más se fijan? ¿Las visualizaciones?

B: Si te va bien en visualizaciones es probable que te vaya bien en todo sentido porque en general las marcas van a donde los ve la gente. Y encima si el contenido y la artística y todo lo que hacemos está bueno, mejor todavía. El ecosistema digital es gigante. No sólo nos importa Youtube, no solo nos importa el vivo, nos importa Tik-Tok, Instagram y también cuando subimos los programas y el público lo mira on demand. Además, hay gente que solo nos consume por Twitter y solo por ahí, entonces le prestamos atención a todo.

L; Es que medirlo solamente con el vivo sería como antiguo ya hoy. Es como se mide la tele, que ya todo el mundo dice que ya es antigua. Entonces no podemos hacer lo mismo que se hizo durante los últimos 30 años. El ecosistema de OLGA es inmenso. Y para nosotros es igual de importante que nos vean en vivo o luego on demand porque en definitiva es gente que está mirando el programa. Los recortes de Caro Pardíaco, por ejemplo, representan como 40 puntos de rating. Es una locura si lo pensás.

-¿OLGA podría sumarse a la televisión?

B: OLGA es para Youtube. Hoy creemos que el formato es este . La adaptación es clave y siempre nos adaptaremos a las nuevas plataformas. Nosotros hacemos contenido y lo otro puede modificarse.

-¿Qué representa Susana Giménez en sus carreras?

B: Susana estuvo presente desde que soy chica. Mi primer recuerdo en un estudio de tele es en el camarín de Susana, yo a upa de ella y Susana poniéndome pulseras. Yo amaba. Era lo mejor que me podía pasar en la vida ir al trabajo de mi papá y estar con ella. Y Susana es como de mi familia, es parte de mis recuerdos desde siempre. Ella nos ayuda todo el tiempo. Hasta el día de hoy que le pedimos consejos y está presente en todo y es permanente su apoyo y la amamos.

B: Es de las personas más inteligentes que conocí en toda mi vida. O sea por eso la escuchamos y confiamos tanto en ella. Nunca se equivoca. Es una madrina de la vida real, ni siquiera televisiva. Así de cercana es.

-Luego llegó la nota con Lionel Messi en Miami. ¿Anécdotas de cómo produjeron ese encuentro?

B: No podíamos ir tantos a la casa de Messi en Miami. Dado que nosotros decidimos que vaya una persona más de técnica para que salga todo increíble. Entonces, podía ir uno de los dos nomás: o Luis o yo. Cuando yo me entero de eso me puse a llorar y dije: “Bueno Luis, para mi era un logro ir juntos los dos. Yo no voy, ya está, andá vos”. Y él me terminó dejando el lugar. ”Si vos no vas, yo no quiero ir”, me dijo.

L: Sin que Bernie se enterara le pedí a Lucas (Fridman) que la ponga a ella en la lista de invitados. Ya para nosotros era mágico tener ese momento como productores. Fue algo único.


DEFINICIONES

“La programación es soñada. No podemos creer que nos hayan dicho que sí”. (Luis)

“Susana es una de las personas más inteligentes que conocí en mi vida” (Bernarda).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Una clase magistral de Miguel Wiñazki sobre Dios

Afirman que el ejercicio nocturno reduce más el riesgo de morir

WhatsApp: cómo eliminar archivos y liberar espacio de almacenamiento en tu teléfono