Cristiana no se siente representada por Jorge Bergoglio

Hebe de Bonafini reveló la carta que le escribió Jorge Bergoglio.

Publicación extraída del muro de Facebook de Nora Fareleira -textual-

Sr. Jorge Bergoglio, antes de nada le pido a Ud. Mil disculpas por no poder llamarlo Santo Padre, o Su Santidad, pues me resulta sumamente difícil llamarlo así; también disculparme por hacerlo responsable de flaquear por momentos en mis convicciones Cristianas, ya que me cuesta separar a Dios con quien es su representante en la Tierra. Como millones de Argentinos sentimos tanta emoción cuando Julio Bazán, con hilo de voz, anunció que los habían proclamado PAPA, era nuestro PAPA, agradecí a Dios la bendición de vivir ese momento histórico mundial, y con el paso del tiempo el orgullo de ver su bondadosa sonrisa en los portales de las revistas y diarios mundiales, su humildad, sus gestos de austeridad,.. Todo era maravilloso hasta que su angelical sonrisa se transformó en mueca, Yo lo vi así .. Fue como ir despertando de un hermoso sueño, sus nuevos gestos, sus visitas, sus acciones las que no voy a enumerar, el mensaje en ingles a su Pueblo, y lo último su mensaje a Hebe de Bonafini comparándola con Jesucristo. Sr Bergoglio le pregunto, ¿Hemos aprendido o interpretado mal las acciones de Jesucristo?, ¿Jesús era igual a Hebe?, ¿Tenía Jesús ese lenguaje tan vulgar, grosero y ordinario?,  ¿Deseaba Jesús la muerte de niñas inocentes?, ¿Defecó Jesús ante el altar de su Padre?, ¿Quería Jesús la guerra entre su pueblo como pretende esta Señora?, ¿Se alió Jesús con parricidas para lucrar con la necesidad de los más pobres? Con toda honestidad Sr. Le pregunto: ¿A quién ayuda esta señora? … Sinceramente estoy muy desorientada y planteándome si sus acciones son mandatos de Dios….. Entonces estoy segura que su Dios no es mi Dios.

pulsar aquí para acceder a nota relacionada

Comentarios

Entradas populares de este blog

Si se aplicara la penalización del aborto en la Argentina las cárceles estarían atestadas de mujeres

Una clase magistral de Miguel Wiñazki sobre Dios

El enigma de por qué Francisco no visita la Argentina